En FLMÉDICA queremos que el paciente que esté en  terapia psicológica o tratamientos psicológicos pueda solucionar, afrontar, manejar, superar o prevenir aquellos problemas psicológicos o situaciones problemáticas y dificultades, tanto internas como externas.

Nuestra terapia psicológica se centra en la evaluación, diagnóstico, tratamiento, prevención de recaídas y seguimiento de los TRASTORNOS O PROBLEMAS PSICOLÓGICOS (depresión, ansiedad, obsesiones, personalidad, problemas sexuales, problemas de pareja, etc.) y/o abordar, manejar, afrontar, superar y/o prevenir los PROBLEMAS PERSONALES, CRISIS, SITUACIONES DIFÍCILES, RELACIONES PROBLEMÁTICAS, CONFLICTOS Y MALESTAR EMOCIONAL (toma de decisiones, ruptura de pareja, cambios de trabajo, dificultades de comunicación, afrontamiento ante la enfermedad, etc.)

Psicología clínica

La psicología clínica integra la ciencia, la teoría y la práctica para comprender, predecir y aliviar los problemas de adaptación, discapacidad e incomodidad. Promueve la adaptación, el ajuste y el desarrollo personal.

Un psicólogo clínico se concentra en los aspectos intelectuales, emocionales, biológicos, psicológicos, sociales y conductuales del desempeño humano a lo largo de la vida de una persona, en diferentes culturas y niveles socioeconómicos.
La psicología clínica puede ayudarnos a comprender, prevenir y aliviar la angustia o disfunción por causas psicológicas, y promover el bienestar y el desarrollo personal de un individuo.

Entre los trastornos o problemas más comunes que atienden los psicólogos se encuentran:

  • Trastornos del estado de ánimo, como la ansiedad y la depresión
  • Timidez y fobia social
  • Adicciones
  • Trastornos alimentarios, como la anorexia y la bulimia
  • Miedos y fobias
  • Estrés
  • Trastornos del control de los impulsos
  • Problemas de autoestima y falta de confianza
  • Trastornos en la esfera de la sexualidad
  • Trastornos de personalidad.

 

Sin embargo, los psicólogos no solo atienden trastornos propiamente dichos, también pueden ayudarte a enfrentar otras situaciones, como por ejemplo:

  • Hábitos que desees erradicar
  • Problemas familiares
  • Conflictos de pareja
  • Pérdida de seres queridos
  • Hechos traumáticos
  • Problemas laborales
  • Trastornos psicosomáticos como la fibromialgia, el colon irritable o la hiperhidrosis.

 

Además, el psicólogo no solo atiende problemas, a través de las terapias puede ayudarte a lograr determinados cambios en tu vida, ya sea para mejorar la organización personal, para alcanzar las metas que te has propuesto, reencontrar el equilibrio psicológico o para desarrollar al máximo tu potencial en determinadas áreas.

Por tanto, se recomienda acudir al psicólogo cuando:

  • El malestar se intensifica más cada día, hasta tal punto que llega a interferir en tu desempeño cotidiano, ya sea en el área laboral, social o familiar.
  • Sientes que no tienes fuerza o recursos para afrontar la problemática por ti mismo.
  • Experimentas una serie de síntomas que afectan tu calidad de vida, como el insomnio, la pérdida de interés por las actividades que antes te resultaban placenteras, una disminución de la libido, la sensación de tensión constante…
  • Te sientes agobiado ante la situación y no sabes cómo reaccionar, no encuentras una salida y piensas que todo ha llegado a su fin o que la vida carece de sentido.
  • Has puesto en práctica varias soluciones para resolver el problema, pero todas han fracasado por lo que comienzas a dudar de tus capacidades.
  • Tienes problemas para controlar las emociones, ya sea porque te deprimes o te pones ansioso con facilidad o porque das rienda suelta a la ira.
  • Te sientes vulnerable ante tu entorno y crees que casi todo lo que te rodea es amenazante.
  • Quieres potenciar determinadas habilidades sociales que te permitan hacerle frente a diferentes situaciones con mayor aplomo.
  • Te castigas por un error del pasado y experimentas intensos sentimientos de culpa que no te permiten continuar adelante con tu vida.
  • Sientes que estás siempre a punto de perder el control y te notas más irritable que de costumbre, lo cual afecta tus relaciones interpersonales.
  • Estás teniendo cambios de humor injustificados y tienes problemas para comunicarte con las personas que te rodean.

 

Como puedes apreciar, las áreas en las cuales puede ayudar un psicólogo son prácticamente infinitas.

Depresión

La tristeza patológica o depresión se detona frecuentemente con situaciones de crisis vital como:

  • Conflictos de pareja.
  • Separación.
  • Muerte de un ser querido.
  • Cesantía.
  • También puede presentarse sin causa aparente.
  • Para que la tristeza sea considerada patológica, debe ser intensa, continua, interferir en las actividades habituales de la persona (trabajo, estudio, cuidado de los hijos y del hogar) y prolongarse por al menos 2 o 4 semanas.

 

Síntomas más frecuentes:

  • Desánimo.
  • Sensación de anestesia de los sentimientos.
  • Llanto o incapacidad para llorar.
  • Falta de interés en las actividades habituales.
  • Disminución o suspensión del deseo sexual.
  • Insomnio.
  • Sentimientos desagradables de culpa.
  • Dificultad para pensar y concentrarse.
  • Indecisión.
  • Pocos deseos de vivir.
  • Ideas suicidas.

 

Tratamiento

De acuerdo al tipo de depresión, sus características y probables causas, se pueden emplear medicamentos y psicoterapia, o la combinación de ambos.

Especialistas Psicología Adulto

Especialistas Psicología infanto-juvenil

VIDEOCONSULTA PSICOLOGIA ADULTO

testimonios

Formas de pago

Pago Seguro

LOGO GETNET RGB BLANCOW2000
©2023 FL Médica – Todos los derechos reservados.
 
Scroll al inicio
Ir arriba